LA CHARCUTERÍA

Las carnes curadas al igual que otros alimentos en la antigüedad, fueron preparaciones creadas como medio para conservar los alimentos, estos han logrado perdurar debido al particular sabor que tienen y su notorio uso desde tiempos remotos. Las primeras curas por medio de secado y salazón datan de 2500 a.C. En un inicio empleaban elementos básicos como la combinación de un clima adecuado, temperatura, humedad y sal. De ahí el nacimiento del curado que consiste, desde un inicio, en la combinación de sal, azúcar, nitritos, nitratos, especias u otras sustancias para usarlas como método importante de conservación de alimentos. Los romanos, que aprendieron de los griegos el arte de curar la carne con sal, fueron los primeros en tener en cuenta el efecto de enrojecimiento que ahora se le atribuye al nitrito.

MAESTRI TRADIZIONE

Nuestra marca de charcutería y alimentos nace en el 2019 gracias a la experiencia de los empresarios de Maestri Milano y el conocimiento tradicional del Chef Charcutero Manuel Ghiddi. “En Italia la buena charcutería, ha sido siempre parte fundamental de la buena mesa. Los italianos amamos picar prosciutto, bresaola o pancetta antes de una comida importarte, así como a veces por falta de tiempo adoramos hacernos un sándwich rápido a base de coppa y verduras. Los chefs de todo el mundo usan la charcutería para cocinar los platos más reconocidos (y al tiempo sencillos) de la gastronomía italiana como por ejemplo el Guanciale, ingrediente fundamental de una buena pasta a la Carbonara. La carne colombiana, así como el clima de este País tienen unas características únicas que hacen posible cumplir con la mejor tradición italiana en la fabricación de un gran producto de charcutería que sea 100% colombiano” M. Ghiddi, D. Marotta, R. Trentini, C. Angius

TRADICIÓN ARTESANAL ITALIANA

En Maestri Tradizione cumplimos con una tradición que tiene miles de años. El famoso político romano Catón el Viejo en su obra De Agricultura (II a. C.) fue uno de los primeros escritores en describir las técnicas y la pasión de los Romanos para la charcutería y en particular los prosciuttos. Nuestras técnicas artesanales no han cambiado mucho desde ese entonces, estamos dedicados a mantener la tradición con el objetivo de exaltar los sabores y la calidad de nuestra “salumería”.

SIN CONSERVANTES

Para nosotros es muy importante la salud de nuestras familias, amigos y clientes. Por esta razón hemos tomado la decisión de confiar en la sal y pimienta como conservantes naturales, herencia de la técnica charcutera tradicional. No usamos nitratos u otros tipos de conservantes químicos en todos los casos en que la ley colombiana lo permite. Cuando es inevitable agregar aditivos por cumplir con la ley, como en el caso de nuestros chorizos, nos aseguramos de usar la menor cantidad posible.

PRODUCTO 100% COLOMBIANO

Tanto el clima como la temperatura que se encuentran alrededor de Bogotá son ideales para producir charcutería y carnes curadas de altísima calidad. Trabajamos diariamente para controlar y mejorar constantemente cada eslabón de la cadena productiva, desde el criadero hasta las mesas de nuestros clientes. Invertimos en Colombia y su capital humano. Nuestro único objetivo es producir la mejor charcutería italiana hecha en Colombia, un producto seguro y agradable que nos haga ganar la confianza de quien decide escogernos.