Le vino de los reyes y el rey de los vinos: el Barolo

«Vinum regum, rex vinorum». Es decir, vino de reyes y rey de vinos. Durante siglos esta ha sido la expresión que acompaña a Barolo, uno de los vinos tintos más famosos de Italia y del mundo: aquí está su historia y sus principales características.

La historia de Barolo
No en vano, parte de su éxito nació gracias al rey Carlo Alberto de Saboya, quien tras conocer la existencia de este nuevo vino, más estructurado y con cuerpo que los tintos de la época, preguntó a la Marchesa di Barolo Giulia Colbert Falletti, esposa del Marqués Carlo Tancredi Falletti di Barolo, para poder degustarlo. La Marchesa Giulia tuvo el mérito de transformar radicalmente el Barolo, que antes era un vino dulce y ligeramente movido obtenido de la fermentación al aire libre: su intervención llevó a la construcción de cavas subterráneas, que crearon un microclima protegido donde el vino podía envejecer en un de forma controlada, desarrollando cuerpo y estructura. La Falletti di Barolo envió 325 barricas al Rey Carlo Alberto, una para cada día del año excluyendo los días de Cuaresma. Y el Rey, después de compartirlo con las familias más influyentes de la época, se mostró tan entusiasmado que compró una finca en Verduno para producir su propio Barolo.

De Cavour a la actualidad
La consagración del vino también fue celebrada en los años siguientes por Camillo Benso Conte di Cavour, quien inició su elaboración y comenzó a utilizarlo como vino institucional para tertulias más o menos formales, incluidas las celebraciones por la unificación de Italia, en 1861. 
En 1966 el vino obtuvo la Denominación de Origen Controlada y, en 1980, la Denominación de Origen Controlada y Garantizada, ahora regulada por una disciplina bastante rígida. En primer lugar, sólo los vinos elaborados con uva pura Nebbiolo pueden presumir de este prestigioso nombre: una cepa tardía frágil, que, como su nombre indica, madura a finales de octubre cuando llegan las primeras nieblas, con uvas más bien opacas (ligeramente enturbiadas …) por la presencia de una gruesa capa de flores.
Además, solo 11 son los municipios de las Langhe en los que se puede producir Barolo. Entre estos se encuentra Barolo, un pequeño pueblo cuya historia está estrechamente ligada a la producción de vino: es uno de los raros casos en Italia en el que un vino toma el nombre del municipio de origen (otros son Barbaresco, Soave y Bardolino). Esto es gracias a un territorio que garantiza unas condiciones climáticas inigualables para la frágil uva Nebbiolo, lo que le permite prosperar manteniendo un nivel de calidad muy alto.

Un vino, muchas variedades
Aunque los municipios donde se produce Barolo están todos ubicados en las Langhe, un territorio que se ha convertido en un sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, los vinos que nacen son muy diferentes entre sí. Esto se debe a que los cerros de esta zona tienen una composición de suelo muy variada (solo en Barolo hay 4 crus diferentes: Canubbi, el principal, Sarmassa, Costa rosa y Brunate). El resto lo hace la interpretación que cada productor, desde los más pequeños hasta las grandes bodegas, es capaz de dar a este vino con mil facetas. Por eso los hay en el mercado para todos los gustos, para todos los niveles e incluso para todos los bolsillos.

El envejecimiento de Barolo
Antes de su comercialización, Barolo debe someterse a una crianza mínima de 3 años, de los cuales 18 meses en barrica de roble, mientras que a los 5 años se puede comercializar con la denominación «Riserva». Una vez embotellado, tendrá una graduación alcohólica de al menos 13 grados. ¿Cuándo beberlo? La elección depende de los gustos y necesidades de todos. Al ser un vino de crianza, el encanto de Barolo radica precisamente en su evolución a lo largo de los años: las mejores añadas de los años sesenta siguen siendo muy apreciadas por los entusiastas de la actualidad. Beberlo es un placer, pero también es siempre un descubrimiento nuevo.

Las combinaciones de Barolo
Finalmente, ¿cómo servir a Barolo? La temperatura ideal es de 18 a 20 grados. Las combinaciones más tradicionales, en cambio, son aquellas con platos salados a base de carnes rojas, como asados, estofados, caza, pero también quesos duros curados y alimentos aromatizados, por ejemplo a base de trufas. No todo el mundo sabe, sin embargo, que además de beberse solo como vino de meditación, Barolo también es excelente con postres secos: en particular con galletas típicas piamontesas como pastas de meliga.

¿Se te antoja un vino?
También te puede interesar:
Suscribete para estar al tanto
de noticias & promociones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu Carrito
    Tu carro está limpioRegresar a la tienda