La historia de Borgo Magredo comenzó en 1989, cuando Genagricola adquirió una compañía de más de 200 ha en la zona del Friuli, en la provincia de Spilimbergo, y encontraron potencial en esta zona, para el cultivo de la vid. Suelos ricos en grava y guijarros, junto con una replantación progresiva de todo el viñedo, permitieron obtener todo el potencial de esta tierra, y la mejor expresión de las cepas allí plantadas. Actualmente ésta bodega es representativa de la zona, siendo una de las bodegas con más investigación y desarrollo de nuevas técnicas. También el diseño es parte importante para esta bodega, dónde se encuentra la tradición con la cultura contemporánea. Y en sus etiquetas se pueden ver diseños que imitan diferentes textiles.