Camigliano es una bodega con una historia que marca su tradición desde tiempos antiguos. El pueblo de Montalcino, estuvo dominado por los etruscos durante mucho tiempo, y su influencia monástica dio lugar a tradiciones marcadas por la nobleza y la iglesia. Camigliano es una bodega situada en un castillo que dependía de la Abadía de Sant’Antimo hasta el año 1200, dónde las familias más importantes de la zona, tomaron las riendas de esta bodega. El símbolo de Camigliano, el camello, fue encontrado en un sello que data del siglo XIII, que se cree está conectado con la influencia del papado en la zona. Ha sido una bodega que ha pasado de generación en generación, durante los últimos 60 años, consolidándose como una bodega tradicional. Sus viñedos son orgánicos desde el año 2017.