A principios del 1900, en Carpi, Emilia, el doctor Alfredo Molinari, propone la creación de una Sociedad Civil, que junto a la colaboración de algunos vinicultores, pudiera permitir la completa solidaridad entro los miembros. Así nació la Cantina Sociale di Carpi en 1918 que se convirtió en una cooperativa. La Cantina Sociale di Carpi logra sobrevivir a las dos grandes guerras, y gracias a nuevos proyectos, ideas e innovaciones tecnológicas alcanza nuevos objetivos en los años siguientes. En septiembre del 2003 se inauguró la nueva sede de la Cantina Sociale di Carpi, coincidiendo con el Centenario de la vida de la misma. En el 2012 realiza una fusión importante con la histórica Cantina di Sorbara, convirtiéndose así en la Cantina di Carpi e Sobara. El Lambrusco de esta bodega ha recibido el ELOGIO por las revistas italianas más importantes de la gastronomía, consiguiendo críticas muy favorecedoras por parte de las prestigiosas guías GAMBERO ROSSO y ESPRESSO.